Crónica de lo áspero

Vivir una enfermedad es algo común entre las personas de a pie que deambulan por la calle, convivir con una ya no tanto. Estar afectado por una enfermedad crónica es vivir una lucha diaria que desgasta, una lucha contra el mal humor de algunos días, la mirada de algunas personas si la enfermedad visible y el tedio de unos síntomas que son el pan de cada día. Mi nombre es Juan Francisco Fernández De Gea y padezco psoriasis, una enfermedad crónica y esto de aquí es una historia sobre lo áspero.

Hans / Pixabay        Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad que puede manifestarse de muchas formas, una de la más graves es la artritis psoriásica, tipo de psoriasis que, en los peores casos, puede producir casos en los que es necesaria la amputación de alguna de las extremidades afectadas. El padre de Gloria padeció los efectos de la psoriasis artrítica, hoy en día a los gestos de una de sus manos le faltan dos dedos. Ella siempre me decía que su padre no tenía heridas, sino flores en el cuerpo, estas palabras hechas poesía fueron un conjuro contra los días negros.

Contra la densidad, contra la aspereza, elegí la poesía, podría haber sido otro camino, otros vacíos podían haberse conjugado en la boca de mi estómago, pero ahí estuvieron los versos para salvarme, en forma de herramienta, en forma de una medicina extraña que actúa sin necesidad de prescripción médica.

Debido a mi enfermedad he vivido muchas situaciones y, a pesar de la poesía tengo que reconocer que me acuerdo de las flores y temo su presencia, quizá sea porque siempre queda un rastro de ceniza entre los rescoldos que las quemaduras me han ido dejando. La aspereza, es ,en muchas ocasiones, la perfecta definición del desgaste.

Para dejar un refugio, entonces, contra la aspereza, quizá haga falta una receta más compleja, una petición al mundo. Es indudable que el miedo y la ignorancia son hermanos inseparables, una amiga me contaba el temor de sus compañeros de colegio al pensar que la diabetes era una enfermedad contagiosa, a mí me pasó lo mismo. La única solución ante la ignorancia es la enseñanza, mostrar que lo que creemos que está fuera de nuestra normalidad, en realidad habita como un ente que deambula entre nosotros.

 

 

 

Compartir:

La feria de atracciones ofrecerá mañana dos entradas al precio de una
El artista Francisco Fernández Ruiz inaugura su primera exposición en el Museo Arqueológico de Cehegín

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú